Choque de culturas

A) Lee las siguientes fuentes primarias y luego responde:

Mito de Quetzalcóatl

“Al comienzo de este mundo, Quetzalcóatl creó a los hombres y les transmitió sus conocimientos divinos. Tenía la piel muy blanca y barba, y era tan feo que jamás se dejaba ver. Retirado en su palacio, cuidaba la supervivencia del universo, para lo que ofrecía su propia sangre en sacrificio porque le repugnaba derramar la sangre de su pueblo. Quetzalcóatl, el dios blanco, todavía seguiría en su trono si ciertos magos del Norte no hubiesen codiciado su reino. Uno de ellos, Tezcatlipoca, el dios de la noche, lo hechizó. La enfermedad se apoderó de su cuerpo y el pulque que le hizo beber hizo presa de su espíritu. Expulsado de su reino, partió hacia el Este, hacia el mar infinito ¿Qué se podía esperar del regreso a la tierra de ese dios humillado? El mundo había cambiado mucho desde su partida, Huitzilopochtli, el rey guerrero, se había, hecho poderoso y temible. Su templo dominaba la ciudad y la sangre de sus víctimas corría como un río. La posibilidad del regreso de la Serpiente Emplumada Quetzalcóatl hacía que el espíritu cavilara. Los señores-sacerdotes discutían reconociendo, asimismo, que sería prudente vigilar la costa oriental del Imperio. El rey-dios había desaparecido en el mar, y si volvía, sería por el mar”.

Didier Grosjean y Claudine Roland. Yo, Moctezuma, Madrid, Anaya, 1991. Adaptación.

Diario de Colón:

“Porque nos tuviesen mucha amistad, porque me di cuenta que eran gente que mejor se convertiría a nuestra Santa Fe Católica con amor y no por la fuerza, les di a algunos de ellos unos bonetes colorados y unas cuentas de vidrio que se ponían en el pescuezo, y otras muchas cosas de poco valor, con que se pusieron contentos […] los indios después venían nadando a las barcas donde estábamos y traían papagayos e hilos de algodón que entregaban a cambio de cualquier cosa que se les diera. En fin, todo tomaban y daban de aquello que tenían de buena voluntad. Mas me pareció que era gente muy pobre de todo […] Yo estaba atento y trataba de averiguar si traían oro. […] Ellos andan todos desnudos, y también las mujeres. Y todos los que yo vi eran todos jóvenes, ninguno de edad de más de treinta años: muy bien hechos, de muy hermosos cuerpos y muy buenas caras: los cabellos gruesos cuasi como sedas de cola de caballos, y cortos: los cabellos traen por encima de las cejas, salvo unos pocos detrás que traen largos, que jamás cortan. […] Ellos son del color de los canarios, ni negros ni blancos, y se pintan de blanco, y de colorado y se pintan las caras, y todo el cuerpo, y solo los ojos, y solo la nariz. Ellos no traen armas ni las conocen, porque les mostré espadas y las tomaban por el filo y se cortaban con ignorancia. No tienen fierro alguno. Ellos todos son de buena estatura de grandeza y buenos gestos, bien hechos.”

Cristóbal Colón, Los cuatro viajes del Almirante y su testamento, fragmento adaptado.

  1. El mito de Quetzalcoatl fue considerado para los aztecas como un presagio de la llegada de los europeos. Transcribe los elementos que contribuyeron a esa creencia.
  2. ¿Cómo describe Cristóbal Colón al primer encuentro entre indígenas y españoles? ¿Por qué creen que fue así?
  3. Subraya en el texto los momentos en el que Colón caracteriza a los indígenas.

B) Realiza una definición con tus propias palabras para los siguientes conceptos: explorar, descubrir y conquistar.

C) Juego de roles:

  1. Realiza un relato cómo si fueras un tripulante de los viajes de Colón y comenta las peripecias que hubieras tenido que atravesar durante la expedición y tu perspectiva al llegar a América.
  2. Imagina que eres un joven indígena que estuvo en el momento del desembarco de los españoles y escribe un relato de cómo lo hubieses vivido (cómo eran los españoles, cómo vestían, qué objetos traían, etc.).

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *